1517 - 2017

500 años no se cumplen todos los días.
En 2017 conmemoraremos el 500 aniversario del nacimiento de la Reforma Protestante. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero el espíritu de renovación sigue vigente.

read more

Relectura de la Reforma, 500 años después

Por Iris Barrientos

El 31 de octubre de 1517 se marca un hito histórico en donde Martín Lutero es el portavoz elegido por Dios para hacer un llamado y volver a los caminos que marca la Escritura. La historia identifica ese evento como la Reforma protestante.
La mayoría de las personas enfatizan la herencia de la reforma con demandas sólo en el ámbito eclesial-religioso; pero realmente su impacto fue mucho más allá, pues trascendió a la economía, la familia, el trabajo, la política, la salud, la educación, la mayordomía de los bienes y de la naturaleza entre otros. A continuación resaltamos cinco esferas en las cuales la Reforma impactó de tal manera que modificó el destino de los países que la abrazaron e hicieron suyos sus principios.


  1. 1. En primer lugar, reconocemos que la Reforma de 1517, es el legado del cristianismo. Nos hereda todos los contenidos de nuestra identidad cristiana, que por más de 1100 años estuvieron opacados y escondidos.

  2. 2. Al colocar a la Biblia, como la máxima autoridad, dándosela al pueblo, la Reforma logró el impacto cultural sin precedentes en la historia de Europa y el mundo, lo cual logró la superación del alto índice de analfabetismo, fortalecer la moderna lengua alemana, fomentar la creación de escuelas y universidades, donde se podría estudiar con libertad, todo aquel que quisiera hacerlo. Con ello se dio lugar a la libertad de la creatividad humana en toda su imaginación, que nos ha alcanzado a nosotros.

  3. 3. Sobre todas las cosas, la Reforma fue un agente de cambio social que contribuyó a hacer de una parte de Europa una sociedad próspera, revestida de nuevos valores éticos y espirituales. Esta transformación posibilitó, el fomento de la dignidad, los derechos humanos y la creación del estado de bienestar, que luego nos alcanzaría también a nosotros en América Latina, afectando o toda la actividad humana: La ciencia, las artes, la música, la literatura, la política, el derecho, la economía, la ecología. En fin afectó poderosamente, toda la cultura humana en todas sus expresiones.

  4. 4. En el campo religioso eclesial surgieron cuatro divisiones o tradiciones principales: La Luterana, la Reformada, la Anabaptista y la Anglicana. Pero 500 años después, vemos un crisol de denominaciones, iglesias ortodoxas, conservadora, carismáticas, independientes por todas partes. El creyente ha experimentado, desde entonces, una libertad para expresar su experiencia de fe, a través de diversas manifestaciones litúrgicas y artísticas.

  5. 5. El matrimonio y la familia. A la luz de las Sagradas Escrituras, la Reforma colocó al matrimonio y la familia en el lugar que le corresponde, como la primera institución creada por Dios, la cual debe ser defendida y protegida contra todo aquello que insinúe destruirla. En este sentido, defendió la compatibilidad de ejercer un ministerio y también contraer matrimonio. De ahí, se acentúa la responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos. La creación del altar familiar o la instalación del culto en el seno de la familia.

Como hijos y herederos de la Reforma, ¿Qué nos toca hacer hoy?


  1. 1. Transmitir, fomentar y formar en cada creyente, nuestra valiosa identidad cristiana. Esto implica, educar y educarse permanentemente. Siempre la educación ha sido y seguirá siendo el agente de socialización más poderoso, para transformar mentes y caracteres. Dios la ha usado como una herramienta para inculcar en su pueblo, los valores y principios del reino. Fue el recurso más utilizado por Jesús. Él siempre realizaba la actividad de enseñar y fue su imperativo antes de ascender a los cielos Mt.28:19-20. Fue el arma principal que utilizó la Reforma para lograr los efectos que se produjeron hasta hoy. De esa manera, tanto Dios a través de su Hijo Jesucristo y los reformadores, proponen la educación como una institución que debe ser permanente en la Iglesia de todos los tiempos. Esto tiene un sinnúmero de implicaciones para nuestro quehacer como Iglesia.

  2. 2. Desde que John Wycliffe y Lutero hicieran sus traducciones, la Biblia se traduce a miles y miles de idiomas y dialectos. Se imprime por millones y millones de copias cada año. Además, hoy contamos con medios de comunicación infinitamente superiores. La tenemos en todos los tamaños, diversidad de versiones. En fin, la poseemos en presentaciones y estilos para todos los gustos. Pero, la pregunta que nos hacemos es: ¿La leen y la estudian los cristianos con verdadera devoción? ¿Fundamentan su fe solamente en ella? ¿Es de veras el manual de fe y conducta para los cristianos? O ¿de nuevo aparecen sus enseñanzas a la par de interpretaciones antojadizas? Entonces la Biblia debe seguir siendo un referente para la trasformación del individuo, pero también para el cambio social que demandan los ciudadanos.

  3. 3. La Reforma recuerda a los cristianos, su papel protagónico en la sociedad. De esta manera, cada cristiano, debe ejercer un papel integral, amando a Dios sobre todas las cosas, y amando al prójimo como a sí mismo. En ese sentido, se hace imprescindible, su colaboración con la política (cuidando y participando en la democracia), la práctica de la justicia social y colaborando con el Estado en facilitar la solución de los problemas más difíciles de la sociedad y el cuidado del medio ambiente. Por eso, los individuos renovados, que asumen los valores espirituales, éticos y sociales, deben estar presentes y comprometidos en los ámbitos de cambio social, ya sean estos, centros educativos, entidades públicas y privadas, partidos políticos, instituciones, movimientos sociales…en fin donde quiera que realicen su quehacer.

  4. 4. La Reforma, nos hace un llamado permanente a ejercer nuestro sacerdocio universal, que transforme los entornos en donde actuamos. Por eso su llamado es que ejerzamos una verdadera mayordomía, expresada en el cuidado de nuestro cuerpo, el valor al trabajo, el manejo sabio de las finanzas y el cuidado de la creación de Dios.

  5. 5. Lo que nos queda a los herederos de tan sublimes y eternos principios, es convertirnos en propagadores, fomentadores, protectores y guardianes de nuestra identidad.

  6. 6. Los principios, heredados de la Reforma Protestante de 1517, son válidos hoy. Siempre estarán vigentes, porque parten de la fuente inagotable de la sabiduría divina, las Sagradas Escrituras.

  7. ¡Bendita Reforma Protestante! ¡Felicidades en la conmemoración de los 500 años de nuestra Identidad Cristiana, la Reforma Protestante!

Diplomado en Identidad Cristiana

Temática por módulos:

  • Módulo I: “De La Pre- Reforma A La Reforma Protestante” 
  • Módulo II: “Biblia, Reforma Y Participación Política Del Cristiano” 
  • Módulo III: “La Autoridad Insuperable De La Biblia Y La Gran Doctrina De La Salvación” 
  • Módulo IV: “La Reforma, El Mensaje Profético Y La Justicia Bíblica” 
  • Módulo V: “La Esencia Del Cristianismo” 
PARA MAYOR INFORMACIÓN: (504) 2232 4033 (504) 2231 0479